Analisis psicopostural

Nuestro cuerpo habla de nuestra historia personal y de todo aquello que, ya desde la infancia no hemos podido asimilar, y lo hace en forma de acortamientos musculares que alteran nuestro físico, respiración, postura, movilidad, funcionamiento de los órganos, psique, etc …

En base a un trabajo corporal de estiramientos mantenidos y respiración continua y completa, vamos eliminando tensiones musculares y volviendo tu cuerpo a su eje sano. Juntos trabajamos la conciencia corporal y acompañamos las emociones, recuerdos, imágenes … que van surgiendo al liberar las tensiones físicas. Es un camino en el que tenemos en cuenta todo lo que acontece en ti como un todo interconectado, tanto el aspecto físico y postural, como el aspecto psíquico, emocional y relacional.

 

¿Qué es? Es una terapia analítica con la que buscamos conocernos, es decir, poner luz a nuestra realidad física, emocional, psíquica y relacional, percibiéndose como un todo interconectado e inseparable.

¿Por qué la hacemos? Porque que los síntomas que nuestro cuerpo refleja, son expresiones de que nos hemos alejado de nuestro centro equilibrado y sano. Estos pueden ser dolencias físicas como dolores de espalda, de rodillas, de articulaciones, etc … dolencias varias como asma, alergias, anginas recurrentes, hipertensión, etc … o síntomas psíquicos como depresión, insomnio, miedos, ansiedad, agresividad, etc …

Nuestra historia personal queda grabada en nuestro cuerpo en forma de adaptaciones que nos desviando del eje central sano y todos los bloqueos repercuten a la vez, tanto en el funcionamiento de nuestros órganos y sistemas, como en nuestra manera de ser, sentir y actuar en la vida.

¿Para qué la hacemos?Para acercarnos a nuestro Ser original, y así ir recuperando la salud, el equilibrio emocional, la confianza en nosotros mismos y la espontaneidad que nos permiten vivir en armonía, confiar, amar, conectar y expresarse libremente.

¿Para quien va dirigida? Para quien decida emprender el camino de la salud, de conocerse a sí mismo, y descubrir honestamente por qué es como es, por qué siendo lo que siente y por qué actúa como actúa en la vida, descubriendo así su maravilloso Ser.


¿Como lo hacemos? En la terapia psicopostural nos basamos en un trabajo corporal de estiramientos mantenidos y respiración completa y continua, que nos permite ir estirando todas las cadenas musculares de manera global, para equilibrar el cuerpo.Observamos y reeducamos las diferentes compensaciones que van apareciendo en diferentes puntos del cuerpo, pues las cadenas musculares intentarán siempre mantener la misma longitud, llevando la contracción a otra zona. Con ello vamos eliminando las tensiones musculares que crean las adaptaciones que hoy forman nuestra postura y recuperamos también la capacidad de tomar conciencia de todas las partes de nuestro cuerpo.

El trabajo corporal abre las vías para habitar de nuevo cada parte de nuestro cuerpo. Esto implica aceptar la información, la sensación y su expresión con todas las connotaciones psicológicas y físicas que esto pueda tener.

Al liberar las tensiones musculares y acercar de nuevo el cuerpo a su eje, estamos a la vez liberando también las emociones reprimidas y vivencias que quedaron grabadas en la memoria de nuestros tejidos.

Cuando llevamos la conciencia estas sensaciones, emociones y recuerdos, oyéndolas y aceptándolas, las vamos liberando, y vamos llegando así a una mayor comprensión de nosotros mismos, a nuevas posibilidades de expresión y al cambio que se va dando de manera natural, sin necesidad de forzar nada.

El desbloqueo físico / psíquico / emocional que vamos haciendo nos permite al mismo tiempo ir liberando una gran fuente de energía que estaba retenida en mantener fijas e inmóviles unas estructuras “protectoras”, recuperando así nuestra vitalidad, salud, armonía y autenticidad.

El pasado ya fue, el futuro todavía no llega y a la mente le es muy fácil evadirse de uno al otro. Nosotros trabajamos en base al cuerpo, pues este sólo podemos sentirlo en el aquí y ahora, en el presente, que es donde se encuentra nuestra capacidad de transformar.

La palabra y la emoción transitan por el cuerpo

Ya desde la primera infancia y durante toda nuestra vida, acumulamos experiencias que nos hacen desarrollar diferentes mecanismos de supervivencia. Para mantener el equilibrio, tanto a nivel físico como emocional, vamos incorporando defensas, bloqueos, miedos, … que van creando tanto nuestra postura, como nuestro carácter e identidad, a la que nos aferramos profundamente. Todo ello limita la espontaneidad originaria de nuestro ser, que nos permite actuar y expresarnos libremente.

La manera de vivir, percibirnos y sentir el mundo, tiene su plasmación en nuestro cuerpo físico y en las enfermedades que padecemos. Alteramos el ritmo natural de la respiración y los órganos, y creamos tensiones musculares en diferentes zonas que van conformando nuestra postura y movilidad. Así pues, nuestra historia se inscribiendo en nuestro cuerpo.

“Toda rigidez muscular incluye la historia y la significación de su origen. Su disolución no sólo libera la energía …, sino tambien trae a la memoria la situación infantil en la que se produjo la inhibición “Wilhelm Reich

Estos bloqueos y corazas que nos hemos ido haciendo, fueron necesarios en su momento para protegernos de algo que nos dolía pero, la mayor parte de ellas, hoy ya no tienen razón de ser, y el poderlas liberar nos acerca más a nuestro verdadero Ser.

Gastamos pues muchísima energía en mantener unas estructuras físicas y de carácter para conseguir identificarnos con “algo”. ¿Creemos ser lo que nos dijeron que éramos? ¿Somos rebeldes a serlo? … Negamos partes de nosotros e intentamos identificarnos con otras.

Con análisis psicopostural vamos poniendo luz a como somos, a para qué necesitamos identificarnos con “esto” y rechazar “aquello”. Y con la toma de conciencia vamos liberándonos de la presión de tener que identificarnos con algo, comprobando y aceptando que todo forma parte de nosotros (puedo aceptar que soy triste, pues se que también soy alegre). Y así también vamos recuperando la sana capacidad de ser flexibles a la hora de actuar en la vida.

Muchas veces nos descubrimos decir “quiero cambiar”. ¿Qué cambia? ¿quién? Cuando queremos cambiar lo hacemos desde el rechazo de quienes somos. Primero hay que conocer lo que somos y entonces aceptar y amar lo que somos. A partir de ahí, el movimiento se va dando por sí solo.

Link Análisis Psicopostural: